domingo, 12 de junio de 2016

Resiliencia después de la Shoah

La resiliencia  es la capacidad que poseen los seres humanos para sobreponerse a todo tipo de incidentes críticos, catástrofes, hechos traumáticos y de dolor profundo.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/a-punto-con-la-2/punto-la2repor/3616438/

El concepto y etimologia de resiliencia surgen después de la Segunda guerra mundial de la mano de Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra y psicoanalista francés judio que a la edad de seis años pudo escapar de los campos de concentración y de exterminio donde no sobrevivió ningún mienbro de su familia. A partir de ese momento y durante años fue pasando por diferentes centros de acogida, orfanatos y casas de oficios. Obligado a mantenerse en silencio a riesgo de perder la vida, el destino decidió que este niño luchara por la vida y además ayudara a las futuras generaciones desarrollando la teoría de la resiliencia.
La posibilidad de hablar y ser escuchado contribuyen a la superación del trauma, y lo narra en uno de sus últimos libros Las Almas heridas-




jueves, 10 de septiembre de 2015

Adon Olam Ad Matai. Homenaje a las víctimas de la Shoá.



https://youtu.be/gXLOlQK2r-I




Subliminal y Miri Ben-Ari (סאבלימינל ומירי בן ארי) "Señor Del Mundo, Hasta Cuando?" (?אדון עולם עד מתי) Adon Olam Ad Matai. Homenaje a  las víctimas de la Shoá.
Promovido por el grupo http://gedenkmovement.org/ de lucha contra el antisemitismo y el racismo.
Traducción: hebreo transliterado e inglés
Español:
D-s..
D-s..
D-s.. Hasta cuándo?
Un momento de silencio no es suficiente para seis millones
Nunca podremos comprender la magnitud de esta atrocidad
Ellos concibieron la idea de una 'Solución Final'
Todo el mundo va a morir, a vivir sus últimos dias.
Uno trás otro, un pueblo entero casi pereció
Incluso el más valiente no sobrevivió...
Ninguno era persona, todos eran un número
Parados en linea sin un mañana.
Tanto llorar sin una sóla lágrima...
Tantos finales...
y era sólo el principio...
Muchos rezos, y gritos,
pero nadie escuchó nada.
Y cómo es que el Mesias no vino a salvarnos?
Eramos blancos móviles en la galería de tiro de Satan...
Imposible esconderse y sin lugar a donde ir
La temperatura aumenta,
nuestros pies pegados al suelo
Del polvo al polvo, nuestras almas van al Cielo.

Los trenes de la muerte, la red de mentiras
Aún perdiendo fuerza, luchaban por la vida
Asesinados, robados, sus nombres se desvanecian
Identificados solo por números, pero sus nombres no serán olvidados
La libertad se desvaneció, pero la esperanza quedó
El alma sobrevivió, nuestros ojos mirando hacia Eretz Israel
Una masacre sin razón
Un mar de victimas
Exhaustos, con (la estrella) amarilla en sus remeras
fueron mandados a las llamas
Como es posible, robarle sueños a los chicos
cuando las memorias de los adultos son robadas?
Que cosa tan horrible hice que no hay perdon?
Siempre dije "Amén" despues de cada rezo
Ahora tengo en la cabeza, la idea de renunciar
Decime como es que perdimos nuestra imágen de seres humanos
Sientan por lo que pasamos en la Shoa,
60 años y todavia está grabado en nuestras almas

Un gran grito trabado en mi garganta
Seis millones, están en mi memoria
Que error, llevó al antisemitismo?
Quien le dió al hombre la autoridad de aniquilar una cultura?
Del Maguen David, no quedó casi nada
Yo, el mio, nunca en mi vida me lo voy a sacar
Para que en el futuro no volvamos a los mismos errores
Para recordarme siempre tener los ojos abiertos
Y enseñarme a no convertirme en presa
No voy a tener miedo de mantenerme en pie
Para vivir con dignidad y morir con dignidad
El código para llegar al cielo es sobrevivir
El sol saldrá y el sol se pondrá
La lluvia vendrá y limpiará todo
El ciclo se completa, por qué?
Porque si hay vida despues de la muerte, los esperaremos allí

D-s..
D-s..

D-s.. Hasta cuándo?
D-s..
D-s.. Hasta cuándo?




miércoles, 18 de febrero de 2015

Helga Weissová

Helga Weissová nació en Praga el 10 de noviembre de 1929 donde vivía feliz junto a una familia judía asimilada. Su padre era empleado de un banco estatal, y su madre modista, hasta el 17 de diciembre de 1941, cuando Helga contaba 12 años, fueron todos deportados a Terezín, y  trés años más tarde a Auschwitz, sobreviviendo poco después a una marcha de la muerte de 16 días hasta llegar al campo de concentración de Mauthausen.
Helga nació con el don de la pintura y el dibujo, hecho que empleó para narrar en forma de diario la terrible tragedia de su vida cotidiana.




Helga Weissová su primer día de clases en 1936.


“Nos dejaron llevar 50 kilos de equipaje”, cuenta la superviviente. Allí debía entrar todo: “ropa de abrigo para el invierno, comida, hornillos, velas y, en mi caso, unas acuarelas o crayones con los que pintar y dos muñecas”. Los niños por encima de 13 años debían trabajar en el campo, plantar patatas, verduras. Prohibieron la educación, no había clases, si querías aprender algo, dependías de que algún adulto te explicara matemáticas, geografía, inglés…”.

En Terezin la falta de disciplina escolar para los niños contrastaba con la promoción de actividades culturales. Para los nazis, lo último rentaba más en términos de propaganda. Se mostraban obsesionados en el cinismo de querer esconder sus verdaderas intenciones y de paso aparentar que tampoco era para tanto… De allí han salido novelas, obras de teatro, composiciones musicales como la ópera Brundibar, de Hans Krása, quien, aunque la concibió antes de entrar en el gueto, la reconstruyó en Terezín para ser representada allí con los niños del campo. “Fue muy importante, porque participar en aquellas iniciativas conservaba en nosotros la conciencia de que éramos seres humanos”.

De los 144.000 judíos que pasaron por allí, perecieron 35.000 –“sin cámaras de gas ni asesinatos en masa, solo por razones de enfermedad, insalubridad y hacinamiento”, según relata Vojtech Blodig, vicedirector del Terezin Memorial–, los chavales jugaban con normalidad en aquel pueblo fortificado entre 1780 y 1790 por los efectivos del Imperio Austrohúngaro para defenderse de las probables invasiones. “Para un niño era un sueño, no había escuela, ni deberes, pasabas hambre, cierto, pero no como en otros campos, nos daban carne una vez por semana”, cuenta hoy el escritor, también superviviente en Terezín, Ivan Klima, autor de El espíritu de Praga (El Acantilado). “Ahora sí, sabías que al entrar en aquellos trenes no volverías jamás”.
Helga narra como llegó el día de su temido transporte de Terezin hacia Auschwitz, dándoles 24 horas para recoger sus cosas y saliendo de allí con su madre y su padre, que partió en otro tren con los hombres…
“No digáis que estáis enfermos. Insistid en que no para que os pongan a trabajar”, les aconsejaban quienes llevaban algún tiempo en sus barracones. Así es como la posteridad debe entender ese macabro eslogan que los nazis pintaban a la entrada de cada campo y que también puede leerse hoy tanto en Terezín como en Auschwitz: “Arbeit macht frei” (El trabajo os hará libres).


-"Lo peor de todo era el transporte… El tiempo que pasaba entre la llegada de uno u otro tren podía soportarse con cierta decencia en Terezín antes de que el gueto quedara superpoblado a medida que se iba aplicando la solución final. Pero cuando llegaba el transporte caía de golpe la angustia. Aquellos trenes terminaban con la tregua de cada espera fundamentada, con una más que razonable terquedad, en la necesaria evasión de la supervivencia".
-"Cuando crujían las ruedas sobre los raíles y se perdían en mitad de la niebla matinal de Bohemia, rumbo a Auschwitz, a Treblinka o Mauthausen, las familias quedaban rotas, las vidas cobraban el valor de una sentencia de muerte, a todos les invadía una sensación de despedida definitiva y el tiempo, la vida, se diluía sin remisión en un inquietante chasquido metálico y un crujir de maderas de vagón llenas de futuros cadáveres. Quienes entraban en aquellos vehículos dejaban atrás un paréntesis de espejismos dedicado por parte de los nazis a dar buena imagen ante las inspecciones de la Cruz Roja Internacional".

...En octubre de 1944 llegamos a Auschwitz. “Habíamos viajado en vagones de ganado apilados durante 48 horas. No nos dejaron sacar nuestras pertenencias del tren. Nos alinearon y pese a tener 15 años tuve la suerte de que me apartaran para trabajar, junto a quienes tenían más de 16. Los más pequeños iban a la cámara de gas, así que me salvé. Fui uno de los 100 que pudieron seguir con vida entre los 15.000 niños que gasearon”, recuerda Weissová imponiendo su conciencia superviviente.

Las escenas en Terezin las pintó en color, con lápices y acuarela, mientras que Auschwitz y Mauthaussen en blanco, negro y sepia.
Los cuadros sobrevivieron en Terezin gracias a un tío de Helga, quien los escondió en una de las paredes, detrás de unas piedras y fueron encontrados milagrosamente tras la liberación del campo.





 "Llegada a Terezin, 1942"



 Helga Weissová vive actualmente en el apartamento donde nació y tiene dos hijos y tres nietos.












jueves, 1 de enero de 2015

10 de Tevet


Hoy es 10 de tevet en el calendario judío, y desde antes de la salida del sol hasta la llegada de las estrellas, se observa un día especial por diversos motivos, uno de ellos, por el recuerdo de las víctimas que fueron asesinadas en la Shoa, cuya fecha se ignora.






Cuando se conoció el impacto de la Shoá, el Gran Rabinato de Israel estableció que el 10 de tevet sea el día de recordación de sus víctimas, lo cual luego fue modificado por la Knesset (Parlamento del Estado de Israel) en 1951 y se dispuso que el 27 de nisán sea considerado el Día de Recordación de los Mártires y Héroes de la Shoá.
Ante esta situación, las máximas autoridades rabínicas israelíes determinaron que el 10 de tevet se recite el Kadish de Duelo por aquellas víctimas de la Shoá cuya fecha exacta de fallecimiento se
desconoce. Fuente: http://www.prensajudia.com/shop/detallenot.asp?notid=40967



viernes, 8 de agosto de 2014

"Yo creo", ani ma'amin

                                              " Ani Ma'amin ser-emuná shelemah ". 



domingo, 25 de mayo de 2014

wladyslaw szlengel

"Conversación con un niño", 1942


Madre e hijo, un taller.
azul es el rostro del niño.

los cabellos de la madre
blancos como la leche.
Díme, mamá, pregunta el niño:
¿Qué quiere decir lejos?...

Lejos, mi niño,
es allí en las montañas,
detrás de los bosques,
más allá de los ríos...
Lejos están las vias del trén.
Y los viajes por el mar infinito.
Lejanas son la montañas rojas
como el fuego.


                                               
   y lo barcos en el horizonte violeta

                                                         Y las suaves brisas de la mañana.
                                                         Lejos están las islas doradas,
                                                         y lejano es el césped verde y fresco
                                                         y la arena suave y seca.

                                                         Pero ¿Cómo explicarle al niño
                                                         qué es lejos?
                                                         Cuando no sabe lo que son los ríos,
                                                          y si nunca vió una montaña verde
                                                          y no los guarda en la memoria
                                                          como su madre.

                                                          Imágenes grabadas profúndamente.
                                                          ¿Cómo explicarle al niño
                                                          qué es lejos?
                                                     
                                                            Tomado de : Wladyslaw Szlengel, Asher karati Lametin,
                                                            Shirei Ghetto Varsha. "Aquello que llamé a los muertos",
                                                         
 Poemas del Ghetto de Varsovi.






Wladyslaw Szlengel, escritor y poeta judío que escribió en polaco. Durante el período del ghetto escribió prosa y poesía acerca de la angustia de los judíos en el ghetto. A partir del comienzo de los transportes su creación se dedicó a una exhaustiva introspección sobre la relación de los hombres con D-os. Szlengel fue muerto en abril de 1943 durante la revuelta del ghetto de Varsovia. Extraido de: Confinamiento y aislamiento: La vida de los judíos en los ghettos. Capitulo VI.pag. 107. Yad Vashem.I.Gutman.